lunes, 19 de enero de 2015

Melva con salsa de tomate

¿Cómo va esa cuesta de Enero? Hay que hacer muchos números, para no vaciar las carteras, y para contar las calorías que no debemos tomar y poder aligerar las cartucheras. En esta ocasión he probado un pescado que no había comprado nunca en fresco: la melva. Yo ví ahí, tan fresquito y brillante, y recordé que su carne es mucho más magra que la del atún... ¡pero es que el precio es casi la cuarta parte! Así que me lo llevé a casa. Me sacaron los filetes en la pescadería, pero yo por mi cuenta además le quité todas las raspas y espinitas, las partes más oscuras de la carne y la piel, y dejé 4 troncos con un aspecto estupendo. El resto os lo cuento aquí abajo. Sólo os adelanto que en lo venidero pienso pasarme a la melva siempre que pueda.



Ingredientes para 4 personas

1 melva de 1 Kg aproximadamente
600 gr de tomate triturado
1 cebolla
1/2 pimiento choricero o pimiento rojo
1 cucharadita de azúcar
Sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra




En primer lugar, una vez que tenía los troncos bien limpios, los metí en agua, para que soltaran la sangre. Toda la familia de los atunes son pescados con mucha sangre, y yo prefiero desangrarlos un poco antes, para que el sabor sea más suave al cocinarlo.

Mientras tanto, trocead la cebolla y el pimiento choricero muy finamente, y rehogadlos con un fondo de buen aceite en una cacerola baja, a fuego suave. 

Cuando la cebolla esté transparente, añadid el tomate triturado, junto con la sal, el azúcar y la pimienta, y la tapadera a mano para que no se ponga perdida toda la cocina, que esto salpica. En invierno yo suelo usar tomate triturado de lata, pero si tenéis buenos tomates naturales, mucho mejor. 

Cocinad suavemente todo junto unos 10 ó 15 minutos, moviendo de vez en cuando para que no se pegue.

Con esto tendréis una salsa de tomate casera estupenda. Como mi intención era que mis niños tomaran un poco, yo pasé la salsa por la batidora, para que no encontraran tropezones, pero eso es opcional.

Por último, añadid al tomate los lomos de melva bien escurridos, cubridlos con un poco de la salsa y cocedlos suavemente durante 8 ó 10 minutos. No más, que este pescado se reseca enseguida. Si se os queda un poco crudo siempre tiene arreglo, pero si os pasáis no.

Y listo. No sabéis el sabor tan suave, el color tan blanco de la melva, y lo satisfecha que yo estaba por hacer un plato tan saludable y tan económico.

3 comentarios:

  1. hiciste bien porque te ha quedado un plato de lujo! se ve impresionante, bicos

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Ana.. la haré prontito se ve deliciosa.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que nos des tu opinión.